lunes, 7 de diciembre de 2015

Érase una vez...



Déjame contarte un cuento. 
Sí, uno muy corto. 
Tardaré un instante.
Cierra los ojos mientras te lo cuento. 
Siente cada palabra muy dentro.
Dice así:
Érase una vez una chica morena, 
con una sonrisa dibujada,
con unos ojos negros que a ti te miraba.
Quedaste atrapado en su interior, en su alma.
El beso vino después de una espera larga.
Soñaron, se amaron sin esperar nada.
Siguen juntos, él feliz, ella amada.
Y el cuento sigue...
¿Te cuento el resto en la cama?

TCL

10 comentarios:

  1. Simplemente maravilloso, Toñi, su tono pasional, preciso y de muy buen gusto le hacen merecedor del mayor de mis halagos.
    Un abrazo, amiga escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido y estimado amigo, tus palabras son para mi como agua fresca cuando se tiene sed, como abrigo que te resguarda del frío, especiales como tu. Creíste en mi siempre y eso me animó a seguir.
      Me alegro que te guste, pero no soy escritora amigo mío, solo una simple loca que deja fluir sentimientos escondidos.
      Un beso enorme como tu alma.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias preciosa. Corto e intenso... y lo que se supone que sigue... interesante. Muuuaaaks.

      Eliminar
  3. Cuéntame un cuento que tu boca nunca antes haya contado a nadie...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre cada nuevo día es un cuento diferente y no todos pueden disfrutarlos... algunos sin final, otros intensos, locos, pasionales, mágicos... pero con fuerza... ¿quieres uno?

      Eliminar
  4. Corto y magnifico. No necesita más palabras porque así quedo perfecto.

    ResponderEliminar