miércoles, 17 de mayo de 2017

Hoy me apeteces


Me apeteces de forma lujuriosa, sin romanticismo añadido,
ni dulces palabras.

Me apeteces desnudo, de carne, de pecado, de sed de orgasmos.

Me apeteces de hombre hecho animal, de furia desatada, de sexo sin límites,
de pasiones ahogadas.

Me apeteces de pasión desmedida, sin amor fabricado, de sudor y éxtasis,
hasta quedar agotados.

Me apeteces así, de cuerpo a cuerpo, de lágrimas de dolor, de sabor a deseo,
de encuentro inesperado.

Me apeteces hoy, entero, sin medida, sin complejos.

Me apeteces tú, hombre o animal, sin corazón ni te quieros,
desgarrándonos el alma, dejando atrás los miedos.

Hoy me apeteces...¡Juguemos!

TCL


martes, 28 de febrero de 2017

El vacío


Frente al abismo inmenso mirando
el vacío de una vida mediocre,
cargando piedras en los bolsillos
sacando el corazón por el escote.

Gritando al unísono con el eco
que repite sin cesar el desgarro
de una garganta rota y seca
que no admite mas llantos.

Parado en el borde pensativo,
sin nadie más alrededor,
te pierdes entre suspiros
de tu vida anterior.

El vacío bajo tus pies se halla
y un escalofrío recorre tu cuerpo,
una suave brisa seca
de la frente tu sudor.

El cielo gris comienza a llorar,
es hora de despedirse,
miras aquella foto
donde un día sonreíste.

Metes la mano en tu faltriquera
y coges tu primera piedra,
es símbolo de dolor
y cae sobre la arena.

Con la segunda no dudas,
no la quieres mirar,
es de color negra
y en ella tu pena va.

Lanzas una a una cada piedra,
con colores y formas,
con sentimientos y nombres,
dejando vacío los rencores.

La última la miras con cuidado,
caes de rodillas rendido
has tirado por el abismo
todo lo que estorbe.

El vacío se apodera de ti,
el miedo te inunda,
el sudor frío te abruma,
comienzas a huir.

El vuelo se torna libre,
no te pesa nada ya,
llevas los bolsillos vacíos
y hay que llenarlos de realidad.

TCL


jueves, 26 de enero de 2017

Infancia mágica


Y he regresado, con las manos vacías y el corazón lleno.

Repleto de olores, sensaciones dormidas, casi olvidadas.

He vuelto del ayer mas lejano, de los días que se perdieron en la memoria del paso de los años.

He revivido instantes cargados de colores, donde las risas de los juegos de niños aún retumban entre las paredes de ladrillos y el hormigón del suelo.

Allí donde los bocadillos se compartían y los sueños
se contaban, el mismo lugar donde crecía y se
fraguaba la personalidad de lo que nos hemos convertido.

Ese lugar mágico donde la inocencia era mas grande que los cuerpos, donde las risas eran mas fuertes que las tormentas del invierno, allí donde los veranos se pasaban entre piscinas y juegos en la calle.

Me he paseado por los recuerdos de mi memoria, donde los que faltan ya, están aún muy presentes, tanto que se puede oir su voz mientras jugaba.

Esos recuerdos donde no dolía nada ni
tenía miedos, donde la curiosidad era la que nos daba valentía, donde no hacía falta juguetes porque teníamos una imaginación prodigiosa que nos hacía ver lo que queríamos.

Ese lugar, donde sentados en un umbral, sin importar el frío contábamos historias de miedo, que aunque se repitieran siempre nos asustaba.

He vuelto a un ayer lejano, o no tanto, donde todo parecía fácil, y se arreglaba una riña, explicando con un idioma corto en palabras, antes de despedirnos hasta mañana, donde los abrazos eran sinceros y la amistad era real.

Donde los secretos eran compartidos con todos, las miradas limpias, la vida cercana, donde nos veíamos a diario para compartir tiempo...

Ahí, en ese rincón de mi memoria, están guardados momentos mágicos, risas de verdad, abrazos sinceros, gente sana.

He vuelto a sentir, cerrando los ojos, el tacto y el olor, los colores y las risas... y he sonreído.

TCL


domingo, 1 de enero de 2017

¡Feliz Año Nuevo!



Comienza un viaje nuevo, no lleves demasiado peso,
tómalo con calma y con pasos firmes.

Carga tu mochila de afecto, respeto, paciencia,
dulzura, tolerancia y amor, repártelo durante 
tu camino con todo aquel que encuentres.

Sueña mucho, levanta el vuelo, pero siempre 
ten los pies en el suelo y la cabeza sobre los hombros.

Ríe a carcajadas en los momentos buenos, búscalos,
llora solo si es necesario, pero no te quedes 
estancado en los malos recuerdos.

La vida es un instante, es justo ahora, no hay más,
solo existe el presente, donde estás vivo, ni pasado
ni futuro nos pertenece, así que vive con intensidad.

Recuerda, solo tú eres dueño de tu vida, de tus pasos,
del camino que recorres, de tus sentimientos y a quién
regalarlos.

Comienza un nuevo viaje, ¡¡disfrútalo al máximo!!

TCL