jueves, 29 de diciembre de 2016

Travesuras


Y puedo hurgar en tus heridas
y lamerlas luego para calmarlas.

Y puedo llenarte a besos
de carmín negro como el carbón.

Y puedo ser tu pesadilla
o tu sueño reparador.

Y puedo contar tus cicatrices
y como un puzzle, armarlas.

Y puedo pasear en tu mente 
sin sentir rencor.

Y puedo vaciar tu pecho
y quedarme con tu corazón.

Por que si jugamos, cariño...
jugamos los dos.

TCL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada