viernes, 15 de septiembre de 2017

El ocaso


La oscuridad acecha durante el día,
el enemigo se esconde entre las sombras,
el cielo se pinta de gris,
la tristeza se ahoga.

El silencio suena muy fuerte,
entre el murmullo de la gente,
se disfraza de inquietud,
deja tu cuerpo inerte.

Un frío suelo bajo tus pies,
cubierto de zapatos sin suelas,
cansados de caminar al revés,
por todas las enredaderas.

La boca ya no puede gritar,
se ha encerrado la palabra,
en un tunel sin salida 
donde la verdad siempre calla.

La mirada se ha dormido
en una cuna de plata,
la vista se ha perdido
en las noches mas largas.

El vacío se adueñará
del corazón prisionero,
el día se apagó...
donde murió el sueño.

TCL


3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. De eso trata, de una vida que acaba, de unos sueños que mueren, a veces estar vivo no es vivir. Pero, ¿qué quieres decir con que tu vida se apaga, Silvia?

      Eliminar
  2. Gracias por compartir mi poema, Silvia. Un abrazo.

    ResponderEliminar